jueves, septiembre 22, 2005

Ayuda a la tortita

Esta tortita acabó en mi pancita...
Pobre tortita, que murió en mi pancita!!
Si esta tortita no hubiera parecido tan sabrosita,
no la habría echado caramelo y engullido con una cucharita.
Si esta tortita no hubiera estado tan rica,
mi cerebro no sería esponjiforme
y mis rimas no serían de dominio público...

En fin, que las tortitas caseras que aprendimos a hacer se han convertido en un deber cada semana y no hay ni una que pase sin que comamos al menos una vez una de estas delicias, con nata, caramelo, mermelada o sirope de cereza, siempre están buenas!!

2 lindezas:

Andrea dijo...

estás hecha toda una poetisa bilingüe!! me he emocionado con estos versos.... y menuda pinta que tiene esa tortita...

pd: qué pacha?
cómo que comentario suprimido? aquí hay censura!!!

Hanasu dijo...

ERA SPAM!!! Como se puede ver en la entrada "Misjudge", no censuro ni las críticas... todo es bienvenido, menos el spam. SPAM MALO!! :oP

 

La memoria de las flores © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates