domingo, noviembre 13, 2005

Paz

El mar, las olas, las rocas, la arena, el chillido de las gaviotas, el crujir de la arena bajo mis pies, el olor salado, el aire en la cara... ¿hay alguna forma posible de no estar en paz con el mundo cuando todas esas cosas se combinan?

2 lindezas:

Carlos Ferrero dijo...

Tienes toda la razón. No hay nada más relajante que el sonido del mar y el tacto de la arena bajo tus pies... ¡Hace tanto que no estoy junto al mar! Es quizás lo peor de vivir en medio de la Meseta, que el mar esté tan lejos...

Por cierto, me gusta mucho el nuevo aspecto que le has dado a tu bitácora. Realmente bonito. Además, me acabo de enterar de que "hanasu" en japonés significa "hablar"; me gustaba mucho el pseudónimo que habías escogido, pero ahora me gusta aún más si cabe...

¡Y te recuerdo que no tengo la foto de mi espalda que publicaste hace unos meses!

Andrea dijo...

¿Por qué creéis que no puedo estar mucho tiempo lejos de mi tierra? Pues sí, el verde azulado es también muy relajante, sólo te falta el jardín zen.ji,ji..

 

La memoria de las flores © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates